Error de emprendedor #7: Iniciar con deuda y sin ahorros

Si pudiera devolver el tiempo atrás y volver a iniciar la empresa, este sería uno de los errores que no volvería a cometer, comenzar con deuda y sin ahorros no es una buena experiencia.  Buscaría la forma de comenzar sin deuda y con ahorros.

Comenzar con deudas personales es un error de emprendedor foto: Gina Sanders/ Fotolia

Comenzar con deudas personales es un error de emprendedor foto: Gina Sanders/ Fotolia

En el año 2005, yo trabajaba en una empresa como desarrolladora de software, al final del año había logrado un ascenso y además de un mejor cargo, tenía un mejor sueldo. Pero como era joven e inexperta, tenía muchas deudas con los bancos, había pedido algunos créditos para comprar un portatil, un crédito para unos estudios que estaba haciendo y tenía la tarjeta de crédito llena por compras y viajes que había realizado.

Mi cumplimiento con los pagos era el adecuado, la empresa me pagaba el salario muy puntual y además entre un freelance y otro que yo hacía me ganaba un dinero extra, entonces los bancos me tenían muy bien calificada y me prestaban casi que para todo lo que necesitaba.

El capital inicial

En el año 2006, me cansé de la buena vida y decidí fundar la empresa. Para dar mi aporte de capital a la empresa solicité un nuevo crédito a una entidad financiera y me lo aprobaron, para completar el dinero necesario reuní a familiares y amigos y les ofrecí acciones en lo que iba a ser un buen negocio.

Para ese entonces, además de las deudas personales que ya tenía, adquirí la deuda para adquirir las acciones de la empresa. En ese entonces se podría decir que mis gastos mensuales se habían incrementado por la deuda adquirida y mis ahorros en ese momento eran $ 0 (si hubiera tenido ahorros, no hubiera pedido el crédito).

Aunque desde el primer mes tuvimos ventas, los ingresos no fueron suficientes para pagar los gastos fijos de la empresa y mucho menos para pagarme un sueldo. Entonces tomé una decisión, pedir un nuevo crédito, pensando que las ventas aumentarían rápidamente y podría pagarlo.

El primer año

Al finalizar el primer año de actividades, la empresa dio pérdidas, mi sueldo tuvo que bajarse a la cuarta parte de lo que yo quería ganar porque había que bajar los gastos de la empresa para que fuera más fácil recuperar lo perdido y los socios debíamos ser los primeros en hacer el “sacrificio”.

A los pocos meses, el panorama era desolador, tenía una deuda personal más grande de la que tenía antes de crear la empresa, no tenía ventas suficientes para mantener la operación, mi sueldo era la cuarta parte de lo que yo necesitaba para cubrir los gastos personales y entré en una etapa de cesación de pagos, no pude seguir cumpliendo con mis obligaciones financieras. Mi calificación crediticia se fue al piso y quedé reportada en todas las centras de riesgo como una clienta mala paga.

Duré más de 7 años para pagar todas las deudas que tenía en el año 2007, he tenido que pagar altas tasas de interés, gastos de abogado y otros menesteres y en este momento ninguna de mis transacciones incluye crédito porque ninguna entidad financiera me presta.

El consejo: sin deuda y con ahorros

Es un error comenzar un emprendimiento sin tener ahorros para vivir al menos los primeros seis meses sin depender del sueldo que te pagues en tu empresa.
Es un error de emprendedor inicial con capital prestado si no se tiene la certeza (no la esperanza) de que se podrán pagar las cuotas mensuales.
Es un error hacer proyecciones de ventas ideales y no tener claras cuales son las ventas que puedes hacer si nadie te conoce en el mercado.

Se debe tener un producto realmente innovador para tener un crecimiento exponencial en el primer año, de esos casos conozco muy pocos. En Colombia, el 90% de las empresas se cierran antes de llegar al tercer año, yo debía haber cerrado hace mucho tiempo, pero mi decisión fue sacrificar mis ingresos para disminuir los costos fijos de la empresa y poder recuperarme de las pérdidas rápidamente. Aunque anualmente trato de subirme el sueldo hasta llegar a un salario de mercado, todavía no gano un valor equiparable en el tiempo al salario que recibía antes de comenzar la empresa.

En los emprendimientos, cada vez que se comete un error se paga con dinero y ese dinero sale de los fundadores, entonces comienza sin deudas personales, con los menores gastos fijos posibles y con ahorros para vivir aunque la empresa no te pague sueldo.